¿Cuántas veces hemos escuchado que el cliente es lo primero? ¿Y quién duda que la organización debe estar orientada al cliente?
Cómo llevarlo a cabo es la clave.

Tom Peters nos presenta una interesante reflexión a partir del caso de éxito de Rosenbluth International y el libro que escribió su presidente Hal Rosenbluth titulado “Ponga el cliente en 2º lugar”.

En 1960, Rosenbluth contaba con solo 8 empleados. En la decada de los 2000, se convirtió en una empresa de servicios de viajes líder a nivel mundial
(facturación: 3.000 millones $ y 3.600 empleados).

Tom Peters nos explica que para que los clientes perciban una actitud de servicio, los empleados deben percibirla antes por parte de la organización.

Nota: En 2003 Rosenbluth International fue comprada por American Express.